La acción terapéutica del dióxido de cloro está dada por su selectividad por pH. Significa que esta molécula se disocia y libera el oxígeno cuando entra en contacto con otro ácido. Al reaccionar se convierte en cloruro sódico (sal común) y al mismo tiempo libera oxígeno, que a su vez oxida (combustiona) los patógenos (gérmenes nocivos) de pH ácido presentes, convirtiéndolos en óxidos (“cenizas”) alcalinas. Por lo tanto, el dióxido de cloro al disociarse libera oxígeno en la sangre, al igual que los eritrocitos (glóbulos rojos) a través del mismo principio (conocido como el efecto Bohr), que es ser selectivo por acidez. Al igual que la sangre, el dióxido de cloro libera el oxígeno cuando se encuentra con acidez, ya sea por ácido láctico o por la acidez del patógeno. Su efecto terapéutico es debido -entre otros- a que ayuda en la recuperación de muchos tipos de enfermedades creando un entorno alcalino, eliminando al mismo tiempo patógenos ácidos de tamaño pequeño, según mi criterio, a través de la oxidación, con una sobrecarga electromagnética imposible de disipar por parte de los organismos unicelulares.

El tejido pluricelular tiene la capacidad de disipar esta carga y no se ve afectado de la misma manera.

La bioquímica a su vez, define la protección celular a través de los grupos sulfhídricos.

Evidencia terapéutica en un pie de una paciente de Diabetes antes y despues

Antes    diabetes-pie-antes         despues  diabetes-pie-despues

Se puede observar una clara reducción del tejido necrosado y recuperacion asombrosa.

El dióxido de cloro, que es el segundo desinfectante más fuerte conocido después del ozono, es mucho más indicado para uso terapéutico ya que también es capaz de penetrar y eliminar el biofilm, cosa que el ozono no realiza. La gran ventaja del uso terapéutico del dióxido de cloro es la imposibilidad de una resistencia bacteriana al ClO2. Aunque el ozono es más fuerte en términos antisépticos, su alto potencial óxidativo de 2,07 y su vida media corta de sólo 15 minutos en 25 °C con un valor de pH de 7,0 lo hacen menos eficaz, para aplicaciones terapéuticas en vivo.

El dióxido de cloro es un oxidante selectivo y a diferencia de otras sustancias no reacciona con la mayoría de las componentes del tejido vivo. El dióxido de cloro sí reacciona rápidamente con los fenoles y los tiroles esenciales para la vida bacteriana. En los fenoles el mecanismo consiste en atacar el anillo de benceno eliminando olor, sabor y otros compuestos intermedios. ( Stevens, A.; Seeger, D.; Slocum, C., Products of Chlorine Dioxide Treatment of OrganicMaterials in Water, Water Supply Research Div., U. S. Environmental Protection Agency,Cincinnati, Ohio, 1977, 9). El dióxido de cloro elimina virus de forma efectiva y es hasta 10 veces más eficaz (Sanekata T, Fukuda T, Miura T, Morino H, Lee C et al. (2010) Evaluation of the antiviral activity of chlorine dioxide and sodium hypochlorite against feline calicivirus, human influenza virus, measlesvirus, canine distemper virus, human herpesvirus, human adenovirus,canine adenovirus and canine parvovirus. Biocontrol Sci 15/2: 45-49.doi:10.4265/bio.15.45. PubMed: 20616431) que el hipoclorito sódico (lejía o lavandina) que fue probado en una comparativa (Tanner R (1989) Comparative testing and evaluation of hard-surface disinfectants. J Ind Microbiol 4: 145-154. doi:10.1007/BF01569799.) También demostró tener una alta eficacia contra parásitos pequeños, los protozoos. (EPA Guidance Manual, Alternative Disinfectants and Oxidants, 4.4.3.2 Protozoa Inactivation.. Available: http://www.epa.gov/ogwdw/mdbp/pdf/ alter/chapt_4.pdf.)

Un tema que preocupa mucho a los profesionales de la medicina en términos científicos médicos, es la reactividad del dióxido de cloro con los aminoácidos esenciales. En unos ensayos sobre la reactividad del dióxido de cloro con 21 aminoácidos esenciales, sólo la cisteína (Ison A, Odeh IN, Margerum DW (2006) Kinetics and mechanisms of chlorine dioxide and chlorite oxidations of cysteine and glutathione.Inorg Chem 45: 8768-8775. doi:10.1021/ic0609554. PubMed:17029389.), triptófano (Stewart DJ, Napolitano MJ, Bakhmutova-Albert EV, Margerum DW (2008) Kinetics and mechanisms of chlorine dioxide oxidation of tryptophan. Inorg Chem 47: 1639-1647. doi:10.1021/ic701761p.PubMed: 18254588.) y tirosina (Napolitano MJ, Green BJ, Nicoson JS, Margerum DW (2005) Chlorine dioxide oxidations of tyrosine, N-acetyltyrosine, and Dopa. Chem Res Toxicol 18: 501-508. doi:10.1021/tx049697i. PubMed: 15777090) prolina e hidroxiprolina eran reactivos en un pH alrededor de 6. (Tan, H.K., Wheeler, W.B., Wei, C.I., Reaction of chlorine dioxide with amino acids and peptides, Mutation Research, 188: 259-266, 1987) . Éstos aminoácidos son relativamente fácil de sustituir.

La Cisteína y Metionina (Loginova IV, Rubtsova SA, Kuchin AV (2008) Oxidation by chlorine dioxide of methionine and cysteine derivatives to sulfoxide. Chem Nat Compd 44: 752-754. doi:10.1007/s10600-009-9182-8.) son dos aminoácidos aromáticos que contienen sulfuro, triptófano y tirosina y los 2 iones anorgánicos FE2+ y Mn2+. La cisteína, debido a su pertenencia al grupo de tioles, es un aminoácido hasta 50 veces más reactivo con todos los sistemas de microbios, que los otro cuatro aminoácidos esenciales, y por lo tanto le resulta imposible crear una resistencia contra el dióxido de cloro. Aunque hasta la fecha no está científicamente probado, la farmacodinámica habitualmente supone que la causa de su efecto antimicrobiano se debe a sus reacciones de los cuatro aminoácidos arriba indicados o en los residuos de proteínas y péptidas.

1. El dióxido de cloro, es un gas de color amarillo que se disuelve fácilmente en agua, sin alterar su estructura.

2. Se obtiene a través de mezclar clorito sódico y ácido clorhídrico diluido.

2. El gas del dióxido de cloro disuelto en agua es un oxidante

3. El dióxido de cloro es selectivo por pH y cuanto mas ácido el patógeno, más fuerte es la reacción.

4. Según estudios toxicológicos de la EPA (U.S. Environmental Protection Agency) el dióxido de cloro no deja residuos, ni se acumula en el cuerpo a largo plazo.

5. En el proceso de la oxidación se convierte en oxígeno y cloruro sódico (sal común) .

Debido a que el dióxido de cloro es un agente oxidante y un radical libre al mismo tiempo, es capaz de neutralizar moléculas reactivas -tales como NO, O2-, H2O2, HClO, and OH- que no contienen oxígeno y son producidas por los macrófagos, como respuesta al estrés o a la infección, causando inflamación y dolores. Otros componentes causantes de dolor, tales como: la Interleucina, o los Leukotrienos, también se reducen por oxidación. Para la desinfección de heridas es mucho más apropiado que el yodo, ya que no impide la reconexión del tejido (Kenyon, A.J.; Hamilton, S., Wound Healing Studied with Alcide: a Topical Sterilant, Amer.Society of Biol. Chemists 74th Annual Meeting, San Francisco, CA June 5-9 1983.)

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.